Casting y selección

Casting y selección

Ya conoceréis la mecánica de un casting. En esta ocasión fue María José quien, enamorada del programa se decidió a llamar al teléfono que en los primeros días de octubre de 2015 estaban anunciando en televisión.

A3Media

Fue mi hijo Álvaro el que me avisó de que había visto un anuncio en la tv para participar en Pekín Express. Se trataba tan sólo de hacer una llamada a un número especial y sin pensarlo llamé sin tener ni idea de lo que me iban a preguntar. Marqué y se trataba de una grabación pidiendo básicamente, datos personales. Un ordenador hacía las preguntas mientras yo maldecía y me desesperaba porque había dicho los datos del DNI equivocadamente: “Halaaaa, ya me equivoqué, coño, lo repito, lo repito… 31, 28, xx…”.

Suponemos que aquello causaría las risas de los seleccionadores porque en el espacio de una semana recibió una llamada que la dejó sin aliento. En ella pedían rellenar unos cuestionarios, escribir una especie de redacción, grabar y enviar un vídeo y lo más importante: ¿Los datos de la persona con la que había pensado ir al programa como su pareja?

Lo cierto es que aun no había hablado con nadie y aunque había pensado en una amiga con la que durante años habíamos hecho viajes en familia, un duro golpe familiar reciente la había dejado sin fuerzas para este tipo de aventuras.

En seguida pensó en Lola, y en su capacidad para resolver situaciones complicadas, y porque con ella, independientemente del resultado del concurso o de las penurias que pudiesen pasar, con seguridad lo iban a pasar en grande.

Me llamó María José por teléfono a mediados de octubre y sin darme ni un segundo de plazo para decidirme, me suelta que quiere que la acompañe como concursante del Pekín Express. Instintivamente quiero decir que sí. Pero rápidamente pienso en mis hijos y en mi marido y deja de parecerme tan buena idea. Le pregunto a qué se debe todo esto, y entonces me cuenta lo de las llamadas, el cuestionario, un vídeo…. Pienso que las posibilidades son escasas y que aún hay tiempo para arrepentirse, así que entre risas y miedo, le digo que SIIIIIII….

Lola aceptó casi al instante, y al día siguiente ya estaban reunidas en el salón de la casa de María José, grabando con un teléfono móvil y en una sola toma, y de la forma más natural posible, un vídeo donde se supone que explicaban las razones que tenian para ir a Pekín Express.

A finales de octubre, recibieron otra llamada: ¡¡Querían verlas en Madrid!!. Algo bastante extraño, ya que se estaban celebrando casting presenciales en muchas ciudades, entre ellas en Sevilla

20151030_122407No obstante, eran tantas las ganas por participar que no dudaron ni un momento en aceptar, y recorrer los 1200 kilómetros en coche que hay entre Jerez y el casting de sus ilusiones.

En el Casting hubo risas, bailes, un amago de desnudo, y un intento de soborno algo accidentado. No sabemos si alguien dio buena cuenta de aquella botella de vino de Jerez, y si alguien se hizo daño con los restos del catavino que se rompió al colocarlo sobre la mesa de audiciones debido a los nervios del momento. Lo que sí sabemos fue que el incidente no tuvo consecuencias, porque entrevistadores y cámara, no dejaron de reír hasta que las pudieron echar de la sala.

No queríamos irnos de allí. Los nervios nos lo impedían. Tampoco podíamos dejar de hablar. De hecho no dejábamos ni hablar a los entrevistadores que se descojonaban con lo que estábamos haciendo. Incluso el cámara tuvo que detener la entrevista para cambiar el disco. Al final alguien nos dice que ya está bien y que teníamos que terminar. Salimos de la sala de audición con la sensación de haber logrado, al menos, llamar positivamente la atención.

 

El resto de aspirantes que esperaban en el hall del Hotel, testigos del tiempo que habían estado dentro, y de las caras desencajadas por la risa con la que salieron de allí, soltaron algún que otro comentario que incluían la palabra “enchufadas” viendo que sus posibilidades se habían vuelto más complicadas.

Después del casting en Madrid, vino lo peor… Una espera interminable, desconcertante, desesperante, y por fin, a finales de noviembre, se sucedieron de nuevo las llamadas, donde confirmaban por fin la participación y dando las instrucciones oportunas para que desde ese momento hasta la fecha de comienzo del viaje se cumplieran con todos los trámites administrativos y sanitarios. En ningún momento se les dijo el destino, y las instrucciones eran muy estrictas en cuanto al secreto que debían mantener a todos los niveles.

Fue muy difícil mantener el secreto. ¿Cómo callarte ante tus familiares y amigos que en seguida iban a notar tu ausencia, y que después te verían en la televisión?. A pesar de la resistencia tuvimos que contarlo a nuestro círculo más íntimo, claro, con las advertencias de que no podían decir nada, sobre todo en redes sociales. Pero al poco tiempo, se ve que el círculo se fue agrandando, y conforme pasaban los días cada vez más gente preguntaba por aquellos rumores que había oído. Aun así, conseguimos que se respetase al menos en las redes sociales, algo que nos ha propiciado que una vez de regreso, pudiésemos sorprender a la mayoría de amigos y conocidos

Un pensamiento en “Casting y selección

JavierEscrito en  8:20 pm - Abr 28, 2016

Me encanta este blog jerezanas.

Deja un comentario

Nos vamos al Pekin!!!

Y así fue nuestra despedida en Jerez… Nuestras familias nos organizaron una cena la noche antes, y nos sorprendieron con el detalle de la tarta con el logo. Al día siguiente cogíamos un tren para Madrid, y en dos días embarcaríamos rumbo a un destino desconocido y secreto. El programa había sido muy celoso de […]

María

Yo soy María. Con 40 años he tenido la inmensa suerte de disfrutar de un viaje maravilloso, lleno de experiencias e irrepetible. Madre de tres hijos y viviendo desde pequeña en Jerez de la Frontera, desde el primer programa de Pekin Express allá en 2008 soñaba con participar algún día en algo así. Por fin me decidí y […]

Lola

Soy Lola, tengo 34 años y madre de tres niños de 12, 7 y 3 años. Nací y viví en Algodonales y vivo en Jerez de la Frontera desde hace trece años. Una llamada de teléfono y una pregunta me trasladaron hasta el sudeste asiático. Fue mi amiga Maria la que me anunció que la […]

Para continuar navegando por esta web, debe aceptar el uso de Cookies Más Información

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web

Cerrar