Etapa nº 9

Etapa nº 9

Habíamos dejado el relato de nuestra anterior etapa en el momento más triste de nuestra expulsión. Después de separarnos del resto de parejas, aparece Cristina Pedroche y nos sorprende con una pregunta: ¿qué me daríais por seguir en la carrera? Nos quedamos un momento en blanco, hasta que María José, en broma le responde que le daría el tricornio, entregándoselo de inmediato. Cristina se ríe, coge el tricornio e incluso se lo pone en la cabeza (aunque al revés).

Después nos dice que no vamos a ser eliminadas, que empezaríamos de nuevo en la Etapa siguiente y la haríamos bajo unas condiciones especiales. Nos da un vuelco el corazón, y nos abrazamos a ella, mientras nos decía que también ella estaba contenta de que no nos fuéramos.

Lo que quedaba de la etapa anterior lo hicimos a bordo de una de las furgonetas de producción, en la que en algunos momentos tuvimos que agacharnos para no ser vistas -había que mantener la sorpresa ante las demás parejas-. Esa noche la pasamos cómodamente en un hotel de HAMPI mientras nuestros compañeros debían seguir en la carrera y buscarse la vida para dormir en casas particulares. Aun así, en el fondo, las dos hubiéramos preferido estar aquella noche en algún lugar de aquella ruta.

Día 1

Al día siguiente, permanecemos en aquel Hotel, y por la tarde, nos llevan a los jardines de un templo de HAMPI, donde nos hacen entrega de unas mochilas negras. Traspasamos las cosas a las mochilas nuevas, y nos dicen que andemos en una dirección concreta.

Tras avanzar unos metros, vemos a Jonan y Priscila con mochilas negras también y muy contentos nos abrazamos y saludamos, entendiendo en ese momento que ellos también habían sido eliminados, pero recuperados por el programa con el handicap de aquellas mochilas negras que en ese momento no sabíamos que nos supondría. Nos dicen que sigamos andando, a los cuatro, y tras unas escaleras, nos encontramos de nuevo con todos reunidos en asamblea para empezar una nueva etapa. Ante la indiferencia de algunos, nos pusimos muy contentas al ver la expresión sincera de alegría que tenían Sonia e Ylenia al vernos llegar.

Nos explican el desarrollo de la carrera. Tanto Jonan y Priscila como nosotras haremos una carrera de dos días compitiendo entre nosotros y distinta de la que tenían que hacer los concursantes con mochilas rojas. El objetivo de ese día era ir camino de la meta hasta que sonara el beeper:

INSTRUCCIONES ETAPA 9
Día 1
La carrera comienza hoy desde el sitio donde os encontráis: en HAMPI (ಹಂಪಿ) y termina en el PUEBLO DE BANASHANKARI (ಬನಶಂಕರಿ ಅಮ್ಮನ) Tenéis 1 día para completar esta etapa.
Haréis autostop hasta que sean las 17’00 o alguna pareja llegue a SUDI (ಸೂಡಿ) que es el perímetro, momento en que sonará vuestro busca y tendréis que abandonar vuestros transportes y buscar alojamiento donde estéis. Para llega al perímetro debéis pasar por KUSHTAGI (ಕುಷ್ಟಗಿ) No podéis compartir transportes ni alojamiento.
Día 2
Por la mañana, la carrera empezará a las 08’00 horas en dirección a la meta, que está situada en el PUEBLO DE BANASHANKARI (ಬನಶಂಕರಿ ಅಮ್ಮನ)

Empezamos a parar coches pero iban todos llenos. Al final pedimos a una mujer que viajaba con su hija en un vehículo conducido por su hijo, que nos llevase y tras mucho tratar de convencerla accedió a ello dándonos una alegría.

Priscila fue testigo de ello, y la vimos algo enfadada por haber conseguido montarnos en aquel coche en el que ciertamente íbamos bastante apretados. En el coche le cantamos canciones típicas y nuestra nueva amiga respondió con canciones locales, dejándonos con la boca abierta de lo bien que lo hacía.

Aquella familia iba de camino a nuestro destino, porque les cogía de camino pero cuando mejor lo estábamos pasando, suena el beeper. También ellos quedaron apenados por no poder ayudarnos más. Nos despedimos de ellos haciéndonos un buen número de fotos, y seguidamente nos pusimos a andar un poquito. Al rato paramos a descansar en una parada de autobús en medio de ninguna parte. Sentadas en la parada no se nos ocurre otra cosa que seguir cantando.

Después del descanso, nos decidimos a andar un poco en dirección a unas casas. Al llegar a ellas, parecía una pequeña aldea, llena de pollos, perros y vacas. Tras adentrarnos un poco más encontramos a un grupo de mujeres sentadas en el suelo realizando tareas agrícolas. Allí mismo preguntamos a una de las mujeres si podía alojarnos en sus casa y nos dijo categóricamente que no. Decidimos entonces darnos una vuelta por el pueblecito y nos encontramos a un grupo de niños que se asustaron al vernos. Al principio cuando nos acercábamos lloraban. Después fueron cogiendo confianza y ya eran ellos los que nos perseguían. Al rato niños y adultos nos rodeaban y miraban sorprendidos. Las madres nos daban a sus bebés para que los cogiéramos.

Encontramos una casa muy bonita y llamamos a la puerta pero no nos abría nadie. Al preguntar a la nube de niños nos dicen que es la casa del maestro, the teacher, y que estaba en el Colegio, así que acompañadas de todos los niños nos llevan hasta el Colegio.

En el camino nos encontramos a Marta y Giorgi, con un semblante muy serio.

Rodeada de niños llegamos al Colegio, pero también está cerrado. Alguien saca entonces una llave y nos abre el centro, porque nos decían que the teacher se encontraba dentro. Pero tampoco había nadie. Al salir del colegio, un hombre que sabía que estábamos buscando alojamiento nos llama y nos lleva a su casa. Nos lleva hasta el establo y nos lo enseña a ver qué nos parece, pero aunque agradecidas por el gesto, el sitio no tenía una condiciones muy higiénicas y para evitar ofenderlo María José le dijo que tenía alergia a los animales y no podía dormir allí.

El hombre nos entiende, y nos lleva esta vez a su casa y teniendo mucho mejor aspecto. La nube de niños que nos acompañaban se quedó fuera esperando así que Lola se acercó y se puso a bailar con ellos para divertirlos. Los niños se aprendieron su nombre y cuando paraba de bailar le pedían a la voz de “Lola dance” que siguiera bailando.

Para cenar, el hombre, las llevó a casa de su hermano. Al entrar nos enseñó cómo rezar ante un pequeño altar con los dioses budistas, y nosotras repetimos obedientes el ritual. Después nos enseñaron la casa con una cocina en la que hacían fuego directamente en el suelo, pero muy limpia y recogida. Nos pasan al salón donde sólo había una cama. Allí nos dicen que nos sentemos y a nuestro lado lo hizo el hombre que nos acogió. Ante la presencia de una multitud de personas, este hombre nos daba la comida que le traía su cuñada desde la cocina, directamente con las manos a la boca. Ya sabíamos que esa era la costumbre y aceptamos todo lo que nos daba con una sonrisa forzada.

Después la mujer nos entregó a cada una unas pulseras de cristales que, a pesar de que no nos cabían por las muñecas, las forzó hasta que nos la colocó. Después de la cena regresamos a casa de nuestro benefactor, acompañadas siempre de una nube de curiosos. Camino de la casa, Lola ve un templo iluminado y decide que tenemos que visitarlo. Al entrar, nuestro acompañante, dio dinero al cuidador del templo y éste nos hace un ritual impresionante, mientras tratamos de participar en todo cuanto nos decían, como tocar las campanas, etc.

Al salir de nuevo a la calle, entre la multitud salieron varias personas con tambores y empezaron a animar aquello. Nuevamente los niños empezaron a gritar Lola Dance, y ambas nos pusimos a bailar al ritmo loco de los tambores. En un momento dado Lola le pide el inmenso tambor a su propietario y empieza a aporrearlo también. Todo ello con la participación de todo pueblo. A los únicos que echábamos de menos fueron a los vascos que sabíamos que andaban por la zona…

Regresamos a la casa, pero las gentes nos seguían a todas partes. Intentábamos quedar bien con ellos, pero llegó un momento en que se nos hacía ya tardísimo y nuestro cámara tuvo que intervenir ante ellos para que nos dejasen descansar.

Día 2

Por la mañana al levantarnos, descubrimos que ya estaban allí otra vez la mitad del pueblo esperando para vernos. Nos despedimos como pudimos muy agradecidas por la noche mágica y salimos del pueblo en dirección a la carretera.

Allí conseguimos coger un coche pero nos dejó en un cruce muy próximo. Intentamos pillar otro pero fue imposible. Todo el mundo quería dinero a cambio de llevarnos, y tras una hora intentándolo, decidimos ponernos a andar. A los 15 minutos llegamos a otro pueblo, más grande pero tampoco conseguimos que nos llevase nadie.

En ese pueblo vemos llegar a Jonan y Priscila cada uno en una moto, parándose a nuestra altura, poniéndonos muy contentas con ellos. Pero ahora nos tocaba a los cuatro buscar coche.

Después de un rato intentándolo, Jonan para un todoterreno y le pide al conductor que lo lleve. Aunque el hombre le decía que no, Jonan se introduce dentro. El hombre seguía diciendo que no, y a modo de broma, Lola tira de Jonan hacia fuera y se mete dentro del coche, seguida de María José. El coche empieza a moverse, y nuestro cámara se mete dentro también. Lola, sorprendida, le pregunta al conductor si los podía llevar hasta el destino, diciéndonos que sí, mientras Jonan nos mira desde fuera más sorprendido aún. Pero la realidad es que tan sólo giró un par de calles, y nos dejó en la carretera que aseguraba ser la correcta para llegar a BANASHANKARI.

Allí nos bajamos y empezamos a pedir ayuda de nuevo, pero allá por donde íbamos un grupo de gente nos rodeaba, y después de un rato empezaban a entorpecernos de forma agobiante. Incluso advertían a los conductores que se paraban a nuestra señal que no teníamos dinero para no nos prestasen ayuda. Decidimos al final intentar ir en autobús. Nos montamos en uno que iba en dirección correcta y dentro, una mujer, accede a pagarnos el billete. Esa mujer nos dio también 500 rupias, una pulsera y una estampa. El autobús nos lleva hasta RON donde finalizaba su trayecto y a 25 kilómetros de la meta. Allí tratamos de informarnos de la ruta y los medios de transporte existentes, pero al igual que antes, las gentes nos rodean dificultando nuestros movimientos. Fue una tortura, nos tiraban de las mochilas, a nosotras y al cámara, empezamos a discutir con ellos, hasta que tuvimos que desistir y salir de allí andando. Llegamos al final del pueblo donde un hombre se ofreció a ayudarnos. Estuvo con nosotras diez minutos haciéndonos de interprete con los automovilistas, pero tampoco nadie quería llevarnos. Al final, nos pagó el billete de otro autobús que pasaba por la parada de meta. Nos montamos agradecidas y tratamos de relajamos para el último tramo.

Cuando llegamos a la parada de autobús de BANASHANKARI fuimos disparadas hasta el pueblo subiendo cuesta arriba una larga recta desde la que se podía ver al final la bandera de Pekin Express e incluso a Cristina Pedroche.

Aquella subida, a pesar de lo cerca que parecía, fue la más larga y dura de toda la carrera.

Al llegar, asfixiadas, Cristina Pedroche nos pregunta como venían siendo habitual que si sabíamos en qué posición habíamos llegado, a lo que le dijimos que no sabíamos, pero que habíamos visto a Jonan y Priscila montarse en un coche en una dirección que creíamos incorrecta.

Como también vienen siendo habitual, nos aíslan durante un par de horas. Después nos llevan hasta el impresionante templo Bhutanatha en BADAMI, lugar al que habían llegado el resto de concursantes que participaban con mochilas rojas. Comienza el ranking definitivo para nosotras.

Cristina nos dice que hemos llegado las últimas en la carrera particular con Jonan Y Priscila. Aceptando nuestro destino, nos acercamos a Cristina y repetimos los agradecimientos al equipo que ya hiciéramos en la eliminación anterior.

En ese momento Lola hace entrega a Cristina Pedroche de una pulsera que llevaba en todo momento desde España a favor de la investigación contra la distrofia muscular de Duchennen y le pide por favor que la acepte porque ese sencillo gesto podría servir para concienciar a los espectadores a colaborar en la lucha de esta terrible enfermedad.

Parte del equipo se pone a llorar, y es entonces cuando Lola también rompe a llorar. El adiós, ahora definitivo fue muy emotivo, despidiéndonos primero de nuestros compañeros, y fuera de cámaras con todo el equipo.

despedida

Ponemos fin a nuestra presencia en esta edición de Pekín Express, tristes pero orgullosas de al menos haber llegado a la Etapa nº 9. Con el handicap permanente del idioma hemos demostrado que dos amas de casas pueden llegar bastante lejos si se lo proponen. Hemos disfrutado de cada momento con las personas que hemos conocido, las cosas que hemos aprendido y lo mucho que nos han sorprendido sus costumbres, sus rituales, sus comidas… La forma de ser de personas en su mayoría muy humildes que lo han compartido todo. Con tan solo romper el miedo natural a lo desconocido, abrían sus casas y sus corazones a estas dos locas que invadían su hogar cantando y bailando y a cambio nos pagaban con una felicidad sincera que nunca olvidaremos.

13 pensamientos en “Etapa nº 9

PedroEscrito en  9:01 pm - Jun 7, 2016

Se os echa de menos!!! Os echare mucho de menos!!!

AndreeaEscrito en  5:08 pm - Jun 4, 2016

Hola Campeonas!!!! Enhorabuena por vuestro paso en Pekin Express!! Me habéis hecho emocionar,soltando alguna lagrimita pero lo que mas… Reírme:-) !!! Las autenticas andaluzas, que lo tienen todo: amabilidad,sinceridad,sonrisas,lágrimas, carácter, corazón y Arte…mucha Arte!!!! Un saludo y un abrazo fuerte:-* Felicidades!!
P.S. OS espero en Huelva

    LolaEscrito en  5:38 pm - Jun 7, 2016

    Hola Andrea, muchas gracias, me encanta qe lo hayas pasado bien con nosotras. Y sí espero ir un día de estos por Huelva a pasar un día con mi amigo Nacho. Un beso desde Jerez

MontseEscrito en  3:24 pm - Jun 1, 2016

Me ha dado mucha pena vuestra marcha, pero podéis sentiros orgullosas de haber llegado hasta aquí. Bravo por vosotras.

    LolaEscrito en  7:44 am - Jun 2, 2016

    Muchas gracias, hay qe aceptar el juego y la verdad qe siendo en todo momento tal y como somos, estamos muy orgullosa de nuestro pasado por el programa y más aún cuando la gente por la calle te da las gracias por divertirse contigo y te brinda su cariño con solo conocerte de un rarito. Eso es parte estar orgullosapienso qe el ganador no es el qe llega a la final, a veces ganan más los qe se qedan por el camino.

RithaEscrito en  2:13 pm - Jun 1, 2016

Me hubiera gustado q siguierais en la carrera hasta el final, de vosotras me llevo una buena sensación como concursantes, y gracias a este blog he podido “ver” otro Pekin

RikardoEscrito en  1:17 pm - Jun 1, 2016

Ya sabéis que habéis sido mis favoritas, me ha gustado mucho vuestra participación en el programa. A parte de las risas y de todos los momentos que nos habéis dado, quiero manifestaros mi profundo agradecimiento, porque habéis sido unas excelentes embajadoras de nuestro país: habéis llevado la alegría y la fiesta con vosotras, habéis sido respetuosas con todo el mundo y habéis demostrado tenacidad e inteligencia. Grandes como elefantes, o más!! Muchas gracias

Raquel RealEscrito en  3:22 am - Jun 1, 2016

Erais mis prefes junto con madre e hija, me ha dado mucha pena que OS fuerais!! Pero estoy muy orgullosa de vosotras, me habéis animado a presentarme al año que viene!!

VirginiaEscrito en  10:54 pm - May 31, 2016

Ohh que cpena que haya llegado el fin pero es cierto que algunas parejas parecen más davorecidas que oteas, incluso en el tiempo que salen en pantalla. Por supuesto que tenéis que estar orgullosas porque sin malas estratagemas habéis llegado muy lejos, saludos

Deja un comentario

Primas entrevistas tras la salida del programa

Os dejamos los enlaces a formulatv.com con las entrevistas que nos han hecho después de nuestra eliminación de Pekin Express   Maria Dolores Maria José

Agradecimientos

Queremos expresar aquí nuestro agradecimiento al equipo por la profesionalidad y valía humana demostrada con nosotras. Además de hacer su trabajo a la perfección, con horarios de espanto, esfuerzo físico agotador y condiciones en muchas ocasiones críticas, rara vez perdían la paciencia a la vez que se mostraban cercanos y amables. Sin esa calidad humana […]

Ruta de la Etapa nº 9

Para continuar navegando por esta web, debe aceptar el uso de Cookies Más Información

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web

Cerrar